José Manuel Cervino

Arona, Tenerife (1940)

José Manuel Cervino Almeida nació en Arona (Tenerife) el 29 de octubre de 1940. Su formación en el mundo de la interpretación tuvo lugar en el TEU de la Universidad de La Laguna y en 1960 fundó un grupo independiente de teatro llamado "El Tinglado", dentro del Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife. 

Ya terminada su formación, decidió emprender nuevos horizontes y en 1962 se trasladó a Madrid. En la capital comenzó su carrera teatral en la Compañía Lope de Vega y en el Teatro Español, dirigidos por José Tamayo y Miguel Narros respectivamente, experiencias que le sirvieron para profesionalizarse.

Sin embargo, su pasión por el cine le llevó a enfocarse en la gran pantalla, debutando en 1963 bajo las órdenes de Pedro Lazaga con la película Eva 63. Fue uno de los actores predilectos de Eloy de la Iglesia, quien contó con él para muchas de sus películas, como El sacerdote (en la cual coincidió con otro actor canario, Fabián Conde), El diputado (ambas de 1978), Navajeros (1980), La mujer del ministro (1981), Colegas (1982) o El pico (1983). Paralelamente, bajo la dirección de Pilar Miró protagonizó la famosa película El crimen de Cuenca (1980) y, seguidamente, Gary Cooper que estás en los cielos (1981). También Manuel Matji le dio un papel protagonista en La Guerra de los locos (1986), por la cual recibió su primera nominación al Goya a Mejor actor en la gala de 1987.

Además de estos, ha trabajado bajo las órdenes de otros directores de renombre, entre los que se encuentran Juan Antonio Bardem, Manuel Gutiérrez Aragón, Imanol Uribe, Gillo Pontecorvo, Vicente Aranda, José Luis Garci, Javier Balaguer, Álex de la Iglesia o Emilio Martínez Lázaro. Fue por su actuación en una película de este último, Las 13 rosas (2007), por la que recibió el Goya a Mejor Actor de Reparto.

Aunque triunfó en la Península, trabajó varias veces en su tierra natal bajo la dirección de directores canarios. Interpretó el papel de Don Virgilio en la famosa producción Guarapo (Hermanos Ríos, 1988), a Marcial en el drama lanzaroteño Mararía (Antonio José Betancor, 1998) y al funerario en la comedia La Caja (2007), de Juan Carlos Falcón.

En cuanto a su trabajo en la pequeña pantalla, a partir de los años 70 apareció en títulos como El club de los suicidas (1977), Niebla (1976), Cervantes (1981), Goya (1985), La huella del crimen (1985), Lorca, muerte de un poeta (1987), Brigada central (1989), El olivar de Atocha (1989) o El obispo Leproso (1990). En las últimas décadas intervino en El comisario (2001), Aquí no hay quien viva (2004), Cuéntame cómo pasó (2008), Cazadores de hombres (2008) o Gran Reserva, el origen (2013).

En la actualidad, José Manuel Cervino es considerado uno de los actores canarios con mayor proyección nacional. Tanto es así que en 2001, el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria le rindió homenaje otorgándole el Premio Lady Harimaguada de Honor. En el contexto de este reconocimiento, Jorge Gorostiza escribió el libro José Manuel Cervino, el oficio de actor (2001), en el que recorre toda la trayectoria del actor canario.