Josefina de la Torre

Las Palmas de Gran Canaria, Gran Canaria

Josefina de la Torre Millares (Las Palmas de Gran Canaria, 1907 - Madrid, 2002) fue una de las mujeres más polifacéticas de la vanguardia española y referente cultural de su época. Vinculada a la Generación del 27, cultivó la poesía, la novela y el canto lírico. En el campo cinematográfico, también hizo de actriz de teatro, cine, televisión y doblaje así como de guionista y ayudante de dirección.

Desde pequeña estuvo rodeada de un ferviente ambiente cultural. Hija de Bernardo de la Torre y Comminges y de Francisca Millares Cubas, sobrina del barítono Néstor de la Torre, prima del pintor modernista Néstor Martín-Fernández de la Torre y nieta del historiador, novelista y músico Agustín Millares Torres, no es de extrañar que Josefina cultivase desde pequeña una predilección por desarrollarse en las artes. 

Durante la primera mitad de los años 30 pudo dedicarse a sus grandes pasiones: la interpretación, la poesía y la música. Como actriz de doblaje, trabajó para la Paramount en los estudios Joinville de Francia, y puso su voz en español a Dorothea Wieck en Un secuestro sensacional (1934) y a Marlene Dietrich en el Ángel Azul (1930).

Tras el estallido de la guerra civil volvió a Las Palmas de Gran Canaria, donde siguió con su actividad literaria, editando sus primeras novelas cinematográficas bajo el pseudónimo de Laura de Cominges.

En 1940, decidida a volcarse por completo en la interpretación, vuelve a Madrid para rodar una serie de películas, entre ellas las dirigidas por su hermano Claudio de la Torre: Primer amor (1942); La blanca paloma (1942), para la que Josefina además trabajó como ayudante de dirección; y Misterio en la marisma (1943). Sin embargo, los papeles que le otorga su hermano son casi siempre secundarios. Serán José María Castellví en  El camino del amor (1943) y Julio de Fleischner en Y tú, ¿quién eres? (1944) quienes le oferten papeles de mayor relevancia.

En 1944 se estrena Una herencia en París (Miguel Pereyra, 1944), película basada en una novela cinematográfica escrita por Laura de Cominges (pseudónimo Josefina de la Torre) titulada Tú eres él. Josefina escribió el guión y los diálogos de la película de Pereyra y también participó como actriz en un papel secundario por el que recibió muy buenas críticas. Aún más, su guión resultó ganador en los premios nacionales de cinematografía del Sindicato Nacional del Espectáculo por el que recibió como premio 8000 ptas. Además también recibió 2000 ptas por su interpretación. 

También en la década de los 40 colaboró haciendo reportajes y entrevistas en la revista cinematográfica Primer Plano, de la que fue portada en los números del 25 de abril de 1943 y del 25 de abril de 1944.

Su última intervención en el medio cinematográfico fue en La vida en un hilo (Edgar Neville, 1945). A partir de entonces, deja el mundo del cine a un lado y se dedica de lleno a la poesía y al teatro, llegando incluso a fundar su propia compañía. Su última aparición ante las cámaras fue en la serie de TVE Anillos de Oro (1983).