Miró Mainou

Cataluña - Gran Canaria

Baudilio Miró Mainou (Barcelona, 1921 - Las Palmas de Gran Canaria, 2000) fue un destacado pintor que desarrolló la mayor parte de su obra en Gran Canaria, donde además probó suerte en el campo del cine. Estudió en la Escuela Industrial y de Artes y Oficios de Sabadell y se trasladó en 1949 a la Isla.

Una vez aquí, entabla amistad con diferentes artistas isleños (Manolo Millares, Juan Ismael, Felo Monzón, Elvireta Escobio, Nicolás Massieu y Matos, Martín Chirino...) y empieza a ser reconocido por su forma particular de representar el paisaje canario. Pero también tuvo un pequeño espacio en su carrera artística para experimentar como realizador amateur.

Creó diversos cortometrajes en Super 8 y 8 mm entre las décadas de los 50 y los 70. De sus inicios se conservan films que se centraban en captar imágenes del paisaje isleño, como Fiestas en Moya (en torno a los 50), Lanzarote. Imágenes de una excursión al sur de la Isla (1966) o Lanzarote (1966). Sin embargo, las películas más reconocidas de su filmografía las realizaría en la década siguiente, bajo un estilo experimental y expresionista.

Las primeras fueron presentadas y proyectadas en el Museo Canario el 6 de agosto de 1971 bajo las siguientes denominaciones: Azuaje, Caserío canarioViva la Virgen Reviviscencia. Especial atención recibió esta última, un cortometraje Super 8 filmado entre Gran Canaria y Lanzarote en el cual intervino la bailarina venezolana Gladys Alemán. Su popularidad hizo que fuera también exhibido a finales de agosto en el Gabinete Literario y, años después, en el Instituto Mixto de Tafira (15 octubre de 1972) o en una Muestra de Cine Amateur celebrada en la Casa de Colón (4 de febrero de 1976). 

En 1974 realizó otras 3 películas en Super 8, todas ellas rodadas en Lanzarote y elogiadas por su calidad artística y el atrevimiento de sus temáticas. Comenzó en febrero con el documento etnográfico Isla mágica, una sucesión de imágenes del paisaje lanzaroteño con la cual consiguió el segundo premio del I Concurso Maya de Cine Amateur impulsado por la Tienda Maya y la Agrupación Tinerfeña de Cine Amateur (ATCA).

Luego, filmó las dos películas restantes con la colaboración de otros artistas canarios relevantes, César Manrique y Pepe Dámaso. Por un lado destacó Simbiosis, un corto protagonizado por Manrique y en el cual Dámaso intervino como asesor artístico. Como era de esperar, la presencia de Manrique le influyó e introdujo en el corto una crítica a la relación entre el ser humano y la tierra que pisa.

Por último, creó Sexoquemado, intensa producción protagonizada por Dámaso y que estaba estrechamente ligada a la obra pictórica homónima llevada a cabo por este último; esta vez, era Manrique quien figuraba como asesor. El cortometraje se proyectó en la clausura de la exposición damasiana celebrada en la Sala Conca de La Laguna (10 de noviembre) y, al año siguiente, en la Casa de Colón (18 de marzo de 1975). Hasta la fecha, la dramática actuación de Pepe Dámaso y las duras escenas que se muestran en la cinta no han dejado indiferente a nadie. Por ello, es uno de los trabajos más recordados de Miró.

Con el paso de los años, se irá desligando de las filmaciones para centrarse en la pintura, no sin antes convertirse en uno de los impulsores de la Agrupación de Cineístas Amateurs de Las Palmas junto a otros realizadores, entre ellos, Francisco Rodríguez, Juan Antonio de la Nuez y Luciano de Armas (1975). Por su faceta pictórica fue galardonado en 1992 con el Premio Canarias de Bellas Artes y, en 1999, fue elegido por el plenario de la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel para ocupar una vacante en la sección de "Pintura".

Mientras tanto, transmitió su vena cinéfila a sus descendientes. Sus hijas María (1950- ) y Marta Miró (1957- ) han destacado en el séptimo arte como cineasta y productora, respectivamente. Sus nietos, los hermanos Ciro (1977- ) y Kira Miró (1980- ), son intérpretes reconocidos en el panorama nacional actual.

Hace unos años, la familia donó a Filmoteca Canaria el material fílmico de Miró Mainou y, en 2013, se anunció que se habían digitalizado todas sus películas. Desde entonces, distintas instituciones han divulgado durante los últimos años el destacado papel que tuvo en el movimiento cineísta de los años 70. 

Así, en la sección "Retrospectiva de cortometrajes canarios, 1974-1986" del Festival Internacional de Cortometrajes Tenerife Shorts (Tenerife Espacio de las Artes/TEA, 2013) se incluyó como una de las proyecciones destacadas la película Sexoquemado. Esta estuvo también entre las exhibiciones fílmicas realizadas durante la gran retrospectiva expositiva Pepe Dámaso, la cual fue comisariada por Carmenza de la Hoz y celebrada en el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM, 2017).

Asimismo, a finales de 2016 se le rindió homenaje durante la 6ª Muestra de Cine de Lanzarote, organizada en el Centro de Innovación Cultural El Almacén. Allí se llevó a cabo la sesión "ruce de camios. Tres artistas y una isla", cinco proyecciones que recordaban el gran trabajo que Miró Mainou realizó en Lanzarote y su relación con sus amigos Dámaso y Manrique.