Cine Avenida

Las Palmas de Gran Canaria (1931)

Llamado en un primer momento Hollywood Cinema, el Cine Avenida estuvo ubicado en la zona de Triana en la antigua Avenida General Franco, 18 (hoy Avenida Primero de Mayo) y junto con el Royal Cinema fue uno de los denominados cines "aristocráticos", tanto por la calidad del espacio arquitectónico como por el nivel de las películas proyectadas.

Recién estrenado el cine sonoro en la isla, el cine abrió sus puertas oficialmente el 21 de noviembre de 1931 con un programa variado: Revistas Sonoras de la Paramount, los dibujos animados sonoros Sinfonía Nocturna, la Gala de la Paramount y los dibujos Sí, no tenemos bananas.

Propiedad de Rafael Caballero Rodríguez y a partir de los años 60 de José Marrero Rodríguez, el edificio fue proyectado por el arquitecto Rafael Massanet y Faus y Eduardo Laforet Altoalguirre. Tuvo un aforo de 709 localidades, la entrada costaba entre 9 y 11 pesetas (dependiendo de la ubicación de la butaca), y llegó a contar con dos proyectores Enerman, un equipo de sonido Western Electric y, en 1971, con un Supersond.

Cabe destacar, que en lo alto del telón y la pantalla del escenario se ubicó un mural de Nicolás Massieu y Matos que se encuentra actualmente en las oficinas de La Provincia Diario Las Palmas.

El cine cerró oficialmente el 1 de junio de 1988 con la proyección de la película Días Rebeldes (Albert Magnoli, 1986). En agosto de 1994, el Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria inició un proceso para declarar el inmueble Bien de Interés Cultural. Sin embargo, fue finalmente derribado para construir un edificio de viviendas y locales comerciales de nueva planta.