Cine Cuyás

Las Palmas de Gran Canaria (1902)

El Circo Cuyás (calle Viera y Clavijo) fue el primer local de exhibición cinematográfica permanente de la isla, inaugurado el 13 de enero de 1902 con la proyección de películas mudas. Sin embargo, no era un cine propiamente dicho, sino un espacio multifuncional que era utilizado también como teatro, gallera y espacio para exhibiciones de lucha canaria. Tras el incendio del Teatro Pérez Galdós en 1918, este espacio se convirtió en el referente escénico de la ciudad. Se trata de uno de los cines que más etapas ha tenido. En su época de proyección de cine mudo, el precio de las entradas era de entre 1,50 pesetas y 0,60 céntimos, y contó con un equipo Gaumont.

Por otro lado, el Circo Cuyás fue el lugar donde Canarias se estrenó en el cine sonoro, y lo hizo el 27 de septimebre de 1930 con la proyección de la película Troika, de Vladimir Strizhevsky. Los precios de las butacas eran de 5 pesetas en preferencia numerada, 30 pesetas los palcos y 1,50 las gradas. El 2 de octubre del mismo año, se proyectó El hombre de las melodías y el famoso corto de animación de Walt Disney, La danza Macabra, todas películas sonoras. Para esta nueva etapa se instalaron equipos de sonido Orpheo Synchronic y sistema de sonido por discos Vitaphone.

El 18 de octubre de 1931 cerró sus puertas para reabrir el 24 de febrero de 1933 ya como Cine Cuyás, con el estreno de El último barón sobre la tierra de James Tinling. Esta nueva etapa significó el abandono del carácter multifuncional que había caracterizado el antiguo espacio, su conversión totalmente al cine sonoro y la creación de un nuevo espacio de estilo racionalista ubicado ya en la calle Viera y Clavijo 11, diseñado por el arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre. En esta época, el cine tuvo un aforo de 1.147 localidades, la entrada costaba entre 10 y 7 pesetas (dependiendo de la ubicación de la butaca y de la hora de la función), y llegó a contar con un equipo Tobi Klangfilms y un Philips T.P.5. a partir de 1960.

Posteriormente, tuvo lugar su segunda gran reforma (1965 - 1966), ejecutada por el arquitecto Fermín Suárez Valido. Durante esta reforma, el aforo aumentó a las 1200 localidades y se derribaron las gradas de general y butacas de paraíso para instalar la nueva cabina con la siguiente maquinaria: 2 proyectores Prevost para películas de 35 y 70 mmun Todd-Ao con linternas Quelony, un proyector Philips con paso de 35 mm. con amplificadores de sonido Westrex y, para óptico y magnético de 6 canales estereofónicos. Años más tarde es instalaron amlificadores Dolby. La reinauguración tuvo lugar el 26 de febrero de 1966 con la  proyección de la película Mary Poppins de Robert Stevenson y el 16 de marzo se estrenó Mayor Dundee, de Samuel Peckinpah, en formato de 70mm., pantalla de 17 metros y sonido etereofónico de 6 canales. 

Tras su histórica trayectoria, el cine cerró el 19 de febrero de 1987 con el pase de la película A cara descubierta (Bryan Forbes, 1984). En 1989 el Cabildo de Gran Canaria adquirió el inmueble y procedió a su rehabilitación con un diseño de Luis Correa Suárez. El espacio volvió a abrirse en 1999 convertido en Teatro Cuyás, un espacio dedicado exclusivamente a las artes escénicas.