Cine San Roque

Las Palmas de Gran Canaria (1951)

El Cine San Roque abrió sus puertas el 23 de febrero de 1951 en el barrio de San Roque de la ciudad capitalina (concretamente calle Real de San Roque, 7) con la proyección de la película estadounidense El burlador de Castilla de Vincent Sherman.

Propiedad de José Betancor Sánchez en un primer momento, fue después adquirido por Víctor Bernaldo de Quirós. El edificio fue proyectado y ejecutado por Antonio Cardona y Aragón y suscrito por José Luis JIménez y Domínguez para albergar un aforo total de 774 localidades (483 de butacas y 291 de entresuelo). En cuanto a los precios de las localidades, la entradas costaban entre 4 y 5 pesetas (dependiendo de la ubicación de la butaca). También contó con un equipo WESTREX ELECTRIC.

En 1997, el edificio fue expropiado por el Excmo. Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria con el fin de incorporarlo a las instalaciones de Servicios Administrativos de la U.L.P.G.C. Sin embargo, las instalaciones de la universidad se erigieron en una edificación anexa, quedando el edificio del cine reservado para rehabilitarse en un futuro para uso cultural-recreativo. En la actualidad se encuentra tapiado y en estado ruinoso.