Pabellón Victoria

Teror

El Pabellón Victoria, ubicado en la calle González Díaz, nº 3, fue el único cine en existir en la Villa Mariana de Teror. Construido en 1928, el edificio fue diseñado por Rafael Massanet y Faus y reformado por Eduardo Sastre Martín en 1952. Se trataba de un espacio singular, pues en el mismo edificio convivían dos  industrias distintas: por un lado un cinematógrafo en el piso alto y por otro una molinería donde se producía gofio (en la planta baja).

La propiedad del establecimiento pasó por varias fases, siendo su fundador fue Nicanor Cárdenes Cabrera para pasar a sus herederos en 1944. Sin embargo, en 1945 venden el edificio a los hermanos Miguel, Francisco y Juan Rodríguez Sánchez. A la muerte de Miguel Rodríguez Sánchez en 1975, pasa a manos de su hijo, José Miguel Rodríguez Guerra.

En cuanto a las personas que regentaron el cine, la tarea recayó en manos de José Herrera García (1944), Miguel Rodríguez Sánchez (a partir de 1945), Manuel Marrero Barrera (entre 1950-1965) y José Arrocha Rodríguez (entre 1973 y 1976). En 1982 fue nombrado empresario arrendatario Ramón Navarro Dávila. Sin embargo, el 13 de septiembre un devastador incendio acabó con la mayor parte de la estructura del edificio, trayendo con ello el cierre definitivo del cine. Tras varios años en desuso, fue finalmente derribado. 

Entre su equipo de proyección contó con un proyector de la marca A.E.G. desde sus comienzos hasta 1965 y a partir de 1970 con un doble equipo VARIMEX.

Como curiosidad, cabe mencionar que durante las Fiestas del Pino el cine montaba sesiones continuas que duraban toda la noche. La gente que subía y se cansaba de caminar aprovechaba para descansar o dormir en las cómodas butacas hasta la mañana siguiente.