Javier F. Caldas

Tenerife

Javier Fernández-Caldas Rodríguez (Santa Cruz de Tenerife, 26 de julio de 1963) es un cineasta licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y en Dirección de Cine por el Centro Universitario de Artes TAI. Comenzó su carrera como ayudante de producción y de dirección en la productora de Elías Querejeta, donde participó en el corto El viaje del agua, dirigido por Gracia Querejeta y premiado con el Goya al Mejor Cortometraje en 1990.

Su carrera despegó con la realización de El último latido (1993), un corto de marcados rasgos expresionistas con el que obtuvo el premio a Mejor cortometraje en la IX Semana de Cine Español de Murcia, así como una Mención Oficial por la Plataforma de Nuevos Realizadores y el premio a la Mejor Fotografía en el Festival Internacional de Cortometrajes de Alcalá de Henares (1993). Tras el rotundo éxito de su primera realización, el corto fue seleccionado en varios festivales internacionales (Semana de Cine Español de Hollywood, Chicago Internacional Film Festival, Chicago Latino Cinema y el Festival Internacional de Cine de Nápoles). 

Un año más tarde, realizó su segundo cortometraje, Frágil (1994), rodado en un solo plano-secuencia y con el que demostró su gran sensibilidad estética. Con este último fue condecorado con el segundo premio en el Festival de Cine de Alcalá de Henares (1994) y recibió el premio al Mejor Cortometraje en el Festival de Cine Ibérico de Badajoz. Además, fue seleccionado para participar en el Chicago Latino Cinema y el Festival de Cine Independiente de Barcelona (1995).

El salto al largometraje lo realizó en 1998 con La Isla del Infierno, una película con la que siguió la temática inaugurada por los Hermanos Ríos en Guarapo (1988), la emigración canaria. Rodada en Tenerife y Gran Canaria, la película narra la historia de un esclavo aborigen que tras 20 años de cautiverio en la Península decide volver a su tierra natal. Para ello, se cuela como polizón en un barco de camino a Cabo Verde, sin saber que este terminará llevándole a la Isla del Infierno.

En 2011 dirigió, escribió y produjo junto a Guillermo Carnero Rosell el largometraje La Criada (2011). El hilo argumental de la película gira alrededor de la soledad de una mujer que vive aislada en una mansión de La Orotava. Se rodó en diferentes localizaciones de la isla de Tenerife (La Laguna, La Orotava, Monte de La Esperanza, Playa de las Américas y Punta del Hidalgo) y contó con el patrocinio de Canarias Cultura en Red (Gobierno de Canarias).