Hermanos Ríos

Tenerife

Teodoro y Santiago Ríos Marrero (más conocidos como los Hermanos Ríos) son dos directores nacidos en Santa Cruz de Tenerife, considerados por algunos como los fundadores del denominado "nuevo cine canario”. Y es que estos cineastas destacaron tanto por rodar y producir sus películas en el Archipiélago, como por ahondar temáticamente en la realidad histórico-cultural de las Islas Canarias.

Estos hermanos crecieron rodeados de cámaras de 8 mm y Super 8 y estuvieron en contacto con el mundo de la imagen, el teatro y la literatura desde pequeños. Su padre, Teodoro Ríos, fue un pintor miembro de los Pintores Independientes Canarios y llegó a realizar una película de dibujos animados que pintó fotograma a fotograma. Por otro lado, su madre fue una actriz de la Escuela de Arte de Santa Cruz de Tenerife y una gran amante del teatro. 

Sin embargo, aunque ya se habían interesado por el cine desde pequeños, las dificultades para estudiar fuera de las islas les llevó a cursar estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de La Laguna (Santiago) y Publicidad y Relaciones Públicas (Teodoro). Con la conjunción de estos ingredientes (una familia de tintes artísticos, un gusto por las cámaras y una formación basada en la literatura, la imagen y la publicidad), la semilla para desarrollar una carrera cinematográfica ya estaba sembrada.

Lo hicieron comenzando su andadura en plena efervescencia del cine amateur canario en los años 70. Su carrera detrás de las cámaras empezó con cortometrajes en 8 mm y Super 8 como Talpa (1972), por el cual fueron premiados en el Certamen Internacional de Cine Amateur SNIACE de Santander y en la Bienal Internacional de la Costa Azul de Niza. A este le siguieron otros muchos como El Aleph, Clímax/El Proceso (dos cortos exhibidos en uno)KatharsisPuzzle o El Regreso.

Sin embargo, el mundo amateur pronto se les quedó corto y con la experiencia adquirida, decidieron fundar su propia productora. Con ella realizaron diversos documentales, cortometrajes y spots publicitarios, como la campaña Canario conoce tu tierra. En 1975 cambiaron de género, indagando en el documental con El país de los hombres azules, una película rodada en el Sáhara español meses antes del suceso de la Marcha Verde y que denunciaba los efectos del colonialismo. Por desgracia, las imágenes filmadas fueron censuradas por TVE por considerarse "materia reservada" y no verían la luz hasta 2010.

Será en la década de los 80 cuando los hermanos profesionalicen definitivamente su carrera como directores, dando el salto a la producción filmográfica. A finales de la década rodaron la que es quizás una de las películas más conocidas de la década y de la historia del cine en Canarias en general: Guarapo (1989).

Con la historia del jornalero Benito (interpretado por el actor canario Luis Suárez) y la emigración ilegal hacia América como telón de fondo, muchos consideron que  los directores sentaron las bases del "cine canario". Quizás la razón de ser de esta distinción se deba a que con ella ahondaron en la cultura, costumbres e identidades canarias desde un punto de vista realista y social. Como hito, cabe destacar que fue la primera película producida en Canarias que contó con el apoyo de las instituciones públicas, tanto autonómicas como nacionales (Ministerio de Cultura), demostrando que con el apoyo suficiente se podía hacer buen cine en las Islas. La película obtuvo la Mención Especial del Festival de Cine Latinoamericano de Huelva y estuvo nominada en los premios Goya a la Mejor Dirección Novel (1990).

Diez años más tarde rodaron su segundo largometraje, Mambí (1998) y, posteriormente, El vuelo del guirre (2007), completando así la trilogía sobre la emigración canaria que habían empezado con Guarapo. En 2010 volvieron a ahondar en la cuestión del Sáhara con El país de los hombres azules: 35 años después, contando la realidad saharaui a través de las imágenes que habían rodado en la década de los 70 y que no habían podido mostrar porque habían sido censuradas.